Tratamiento para las náuseas en el embarazo

El embarazo es una experiencia única. Sin embargo, esto no significa que no tenga sus malestares. Las náuseas son uno de los más típicos, especialmente durante el primer trimestre.

El embarazo es una experiencia única. Sin embargo, esto no significa que no tenga sus malestares, y las náuseas en el embarazo son normales y son los síntomas que te recuerdan que llevas un pequeño adentro de ti. se presentan especialmente durante el primer trimestre de embarazo.

¿Por qué se producen las náuseas en el embarazo?

Pueden surgir por varios motivos. Por un lado, las hormonas que invaden tu cuerpo en esta etapa produciendo un cambio en el funcionamiento de tu sistema digestivo y creando más ácidos estomacales.

Otra teoría es que tu cuerpo está protegiendo a tu bebé de cualquier elemento que le pueda resultar dañino. Por eso las náuseas paran luego de que él ya tiene su sistema digestivo más desarrollado.

No todas las mamás sienten náuseas y la sensación e intensidad de estas varían de una a otra. Muchas veces aparecen en la mañana, pero también puede ocurrir en otros momentos del día.

Se pueden agravar por el estrés y los miedos normales de toda mamá.

Consejos para reducir las náuseas en el embarazo

Trata de evitar los olores fuertes y descansa todo lo que puedas ya que de esta forma reduces la sensación desagradable.

Es importante que no fumes en el embarazo y que evites las comidas muy grasas o cualquier alimento que te haga sentir descompuesta. Come más hidratos de carbono, como las pastas y el pan, y alimentos con vitamina B6, como el atún, las papas y las bananas.

Comer en menor cantidad, pero más frecuentemente te va a ayudar mucho. Es preferible alimentarte 5 o 6 veces más livianamente, que 3 veces en gran cantidad y así evitar el sentimiento de náusea luego de una gran comida.

La alimentación en el embarazo es clave. Lleva siempre una barra energética o algún snack en tu cartera.

Si tus náuseas son generalmente temprano en la mañana lo que puedes hacer es comer algo como tostadas o galletitas antes de levantarte y quedarte en cama unos minutos más. También puedes tomar algún té de hierbas, como la menta o manzanilla.

Debes ser cuidadosa de no deshidratarte, por lo que es bueno que consumas muchos líquidos.

Descansar también te puede ser útil para calmar las náuseas.

Es normal que durante el embarazo cambien algunos sabores de las comidas. Algunas que antes te agradaban ahora te pueden producir rechazo y se te pueden antojar otras que no formaban parte de tu alimentación. ¡Recuerda que en estos momentos es saludable que te des tus gustos!

Te puede interesar

26 semanas de embarazo: Los pulmones del bebé

Los pulmones del futuro bebé comienzan a secretar surfactante que es una sustancia esencial para que los pulmones puedan expandirse.

A partir de las 26 semanas de embarazo los pulmones del futuro bebé comienzan a secretar surfactante que es una sustancia esencial para que los pulmones puedan expandirse.

Las ecografías pueden determinar el grado de desarrollo fetal, como así también pueden dar a conocer el sexo del bebé . Sin embargo, algunas veces, su posición dentro del útero no permite visualizar sus órganos genitales. Si es tu caso, no desesperes; tendrás que esperar unos días más para saber si comprar ropita rosa o celeste. Asimismo, este es un buen momento para ir pidiendo consejos a tus amigas y familiares sobre la elección del pediatra.

Tu cuerpo en las 26 semanas de embarazo

Algunas mujeres notan una descarga de color amarillo, pegajosa, que sale por el pezón. Se llama calostro, y es la primera leche que se prepara para salir de tus senos. Hay mujeres a las que no les sale calostro hasta el momento del parto.

El calostro es una "pre leche", muy rica en anticuerpos, que ayudará a tu bebé a mantenerse libre de enfermedades. Ésta será su primera comida y, puedes estar segura, no hay ninguna de mejor calidad.

La leche posterior al calostro aparecerá a los tres o cuatro días luego del nacimiento de tu bebé.

A medida que tu embarazo va creciendo y el peso se vuelve mayor, aparecen con más frecuencia los dolores de espalda, de pelvis y de pies.

Para tolerar mejor estos síntomas es conveniente utilizar calzado cómodo chato, incluso es probable que requieras un cambio en el número de tu calzado al aumentar las dimensiones de tu pies. También es recomendable disfrutar unos masajes de espalda y de pies que te ayudarán a relajarte.

Tu bebé en las 26 semanas de embarazo

Tu bebé pesa alrededor de 900 gramos y el aumento de los depósitos de grasa en su organismo, paralelamente al crecimiento de los órganos ya desarrollados, le brinda un aspecto menos delgado y más proporcionado.

En cuanto al desarrollo de sus sentidos, estos se van haciendo cada vez más agudos, pudiendo actualmente reaccionar, por ejemplo, a la luz.

Sus pulmones comienzan a secretar surfactante que es una sustancia esencial para que los pulmones puedan expandirse. Este fenómeno es uno de los pilares más importantes en la maduración intrauterina ya que es vital para la respiración si llegara a nacer en esta semana adelantándose a su mejor estadio. No obstante esto, aún no es la mejor época para el parto.

continúa acumulando capas de grasa por debajo de su piel a modo de “depósito de seguridad”. La piel se vuelve más lisa.

Te puede interesar